Se debe respetar a tus padrino no por obligación si no porque al mostrarte este bello camino debes de ser agradecido porque te ha cuidado y te ha apoyado cuando lo has necesitado, como te decía hay quienes cambian de padrino porque quieren ver si con lo que le dice uno y con lo que le dice otro pueden aprender mas de la santería, es decir entre mas padrinos tenga piensan que van a tener el conocimiento y los secretos de la Santería, sin embargo en ese proceso pueden perder lo mas por lo menos, pueden perder a un padrino bueno por un charlatán que seguramente los meterá en problemas.

Cuando a tu camino ha llegado un padrino que ama la Santería te ha sido otorgada una bendición porque será él quien te oriente, te escuche, te de consejos para que puedas ser mejor y cualquier cosa que el te aconseje será para tu bien, jamás te pedirá algo que atente contra persona alguna por ello debes valorar y dar gracias cuando sabes que tienes un padrino noble y honesto.

Un padrino es una persona que ha recorrido un camino muy largo al igual que muchas personas que están leyendo este apartado, un padrino también tuvo una iniciación, se le entregaron sus primeros collares, conoció la historia de la santería, sus orígenes y sus santos, se hizo su ceremonia de asentamiento de santo y continuo estudiando y aprendiendo hasta culminar con sus consagraciones teniendo en mente siempre honrar a sus santos y que en sus manos estará el bienestar de mucha gente que va a buscarlo en busca de consejo y ayuda, tambien aceptando la responsabilidad ante sus futuros ahijados, asi entonces un padrino es alguien que ama y respeta la santeria y que paso a paso llego a ser un buen santero y puede tener ahijados ya que cuenta con el conocimiento necesario
En principio, la Oyugbona resulta ser un iniciado de cualquier género-masculino o femenino- que tiene el consentimiento del Ángel de su Guarda para desempeñar está función. Es quien se responsabiliza como segundo-a padrino/madrina madrina de una persona que se va a iniciar en Osha-Ifá y tiene la responsabilidad de guiar el desarrollo religioso de esa persona bajo la orientación del padrino de Osha. Oyugbona es el santero-a que el padrino/madrina ha aceptado para que lo sustituya a él/ella cuando sea necesario en relación a un iniciado. Aquí se ve la figura venerable de compadre y comadre que nos llegó de la cultura española. Son personas por las que se siente respeto, admiración y confianza.

Oyugbona debe poseer la absoluta confianza del padrino y del futuro Iyawo que la aceptó para esta función.

Desde el punto de vista histórico, hubo destacadas casas de santo en Cuba que, para aproximarse a otras, escogían de Oyugbona a algunos de los santeros importantes de otras casas de santo, como un acto de reconocimiento, alianza y amistad.

Oyugbona sirve de guía del futuro Iyawo; es la persona con quien intima el neófito en sus desconocimientos, en sus dudas, en sus temores, en sus deseos, y se convierte en un facilitador del Iyawo ante el Padrino, la Madrina, el Oba, el Olúo y el resto de la comunidad religiosa, en cuanto a todas las situaciones o acciones que él/ella debe realizar para consumar su Iniciación y llevar a efecto su vida religiosa. Oyugbona tiene a su cargo preparar para las ceremonias de iniciación todas las Otá y el caracol de los santos del padrino y del ahijado, organiza todos los enseres en la habitación de forma práctica; es quien facilita al Oba la ejecución de sus diferentes desempeños en todas las posiciones rituales y ceremoniales del Igbodun. Oyugbona también es responsable de velar por la adecuada realización de las ofrendas a los Orishas dentro del Igbodun. Además es responsable, entre otras funciones, de la preparación y presentación de los Ashé a los Orishas.

Oyugbona atiende directamente al Iyawó en su alimentación. Es quien le da el desayuno ritual y se encarga de servirle los alimentos en los diferentes horarios del día, sobre la estera, que entre otras cosas, simboliza la mesa y la cama del Iyawó. Además se ocupa personalmente de la higiene del Igbodun y del propio Iyawó incluyendo la ropa que él/ella usa durante los siete días de la Iniciación.

Oyugbona tiene el deber de mantener al padrino/madrina al corriente de todas las inquietudes y preocupaciones del futuro iniciado.

Cuando los ritos y ceremonias de una iniciación se han realizado satisfactoriamente, se puede atribuir ese resultado, en gran medida, a la labor que desempeñó la Oyugbona y no es posible culminar satisfactoriamente las ceremonias y ritos de una iniciación con un desempeño negativo de la Oyugbona.

Por tal motivo sería ideal que la persona que se va a desempeñar como Oyugbona por primera vez tuviera conocimientos de Osha.

Sin embargo, lo que está ocurriendo con frecuencia que es que el iniciado que va a fungir como Oyugbona por primera vez, no tiene experiencias y tiene que ser guiado por uno de sus mayores, con amplios conocimientos sobre la función de Oyugbona en el Igbodun y las reglas de comportamiento dentro del mismo. Situación que limita la efectiva asistencia o atención de la Oyugbona al Iyawó en los días que dura la iniciación.

Por la importancia y responsabilidad que tiene la función de Oyugbona, es necesario que cada vez que se participe en los ritos de iniciación se preste la mayor atención a todo lo que está ocurriendo y tratar de saber el por qué de las cosas. Todos los conocimientos e informaciones que puedas adquirir te serán útiles en el desempeño como Oyugbona en algún momento de tu vida religiosa.

Share